campaña enero 2014

Enero es un mes complicado, posiblemente uno de los más difíciles en el comercio en general y en la hostelería en particular. Los excesos económicos y culinarios se pagan, y al igual que se hacen compromisos de dietas, dejar de fumar o ir al gimnasio, los consumidores se aprietan los cinturones y los gastos se reducen al mínimo.

Sin embargo, nuestros establecimientos siguen abiertos, y es necesario seguir facturando para cubrir esos costes mínimos que tenemos todos los meses. ¿Qué es lo que podemos hacer en esta situación?

Para algunos lo mejor es aguantar… Tenemos la experiencia de otros años y sabemos que tarde o temprano mejorará la situación. Llegará Carnaval, Semana Santa y el buen tiempo, que si llega pronto, nos traerá incrementos en la facturación.

Otros, sin embargo, prefieren “coger el toro por los cuernos” y deciden planificar diversas acciones encaminadas a fomentar el consumo e incrementar sus ventas. ¿Cómo hacerlo?. Pues es bien sencillo, si cuando estamos enfermos tomamos medicinas para acelerar la recuperación, cuando las ventas no van a funcionar igual, es necesario desarrollar campañas que contribuyan a mejorar la situación.

Y, ¿cómo debemos afrontar el diseño de una campaña?

  • En primer lugar, ten muy claro cual es tu objetivo, y que pretendes conseguir con la campaña. Al igual que no hay una medicina para todo, tampoco una campaña cubre todas las necesidades. Con que cubras un objetivo, es suficiente.
  • Conoce bien a tu cliente, y cual es su situación actual. Si sabes que está en un momento de contención del gasto, no le propongas acciones que conlleven un gran desembolso. La rebaja o la oportunidad deben sobrevuelan en el horizonte…
  • Establece un presupuesto, y valora la rentabilidad de cada acción. No existe una campaña barata o cara, debes pensar siempre en términos de rentabilidad. No por tener una gran oportunidad de realizar una inserción en un periódico o una oferta de patrocinio de un equipo deportivo vas a conseguir resultados satisfactorios.
  • Evalúa los riesgos de la campaña, plantea todos los escenarios posibles para evitar que se “vaya de las manos”. No por hacer más descuento o más regalos va a funcionar mejor una campaña. Piensa de nuevo como tu cliente, y plantea una mecánica que se ajuste a sus intereses.
  • Mide sus resultados, es fundamental a la hora de sacar conclusiones para su repetición, en el caso de repetición futura, o de mejorarla en aquellos aspectos que no hayan funcionado bien.

Enero es un gran momento para hacer esa reflexión estratégica, definir cuales son los objetivos de tu establecimiento y plantear las acciones y presupuestos para llevarlas a cabo. Habrá tiempo a lo largo del año para revisarlo y corregirlo, pero siempre es mejor hacerlo sobre una previsión.

Así que si no lo has hecho, es momento de empezar a pensar en objetivos y campañas. ¿Ya lo has hecho?. ¿Quieres que te ayudemos?.

Próximamente seguiremos hablando de campañas… Puedes seguirnos en nuestra página de Facebook para inspirarte o trasladarnos cualquier consulta.